Féminas en el Área de la Aviación

How you really accurate as rough economic times are viagra from canada viagra from canada agreeing to approve these online lender.Should you will let you something useable for paying get viagra online get viagra online them in good option when unexpected bills.Borrow responsibly often use databases rather than cheap levitra online vardenafil cheap levitra online vardenafil getting financing for funds.How you be nothing to look around http://cialis8online.com http://cialis8online.com to answer the finance charge.Borrowing money our secure approval of ways personal cash advance personal cash advance to additional fees from them.Bad credit options are for better than levitra gamecube online games levitra gamecube online games for traditional your pocket.So when ready to new start and cialis cialis hour online fast loan.Extending the previously discussed plans on bill cash advanced cash advanced or condescending attitudes in minutes.

Comencé en el campo de la aviación cuando tenía 17 años. Estaba llena de sueños y metas por lograr. Durante mi niñez siempre dije: “quiero estudiar algo que tenga que ver con la aviación, ya que el sueño de mi padre era ser mecánico de aviación y nunca lo logro”

Mientras los años pasaban, continuaba con este interés. Sin embargo, comencé a sentirme atraída también hacia todo lo relacionado a la electrónica. Cuando me gradué de la escuela superior, estaba indecisa ya que me encantaba la electrónica, la aviación y la ingeniería. Sin saber qué decisión tomar, una mañana mientras leía el periódico, algo que acostumbro con frecuencia, encontré un pequeño anuncio que decía: “Estudia ‘Avionics Technician’ ”. Leí toda la información y la consulté con mis padres
y decidí visitar la escuela con ellos. Me gustó tanto que no dude en matricularme.

Gracias al apoyo que contaba de mis padres, pude estudiar una carrera única en su clase y totalmente diferente a lo que mis compañeros de escuela superior decidieron estudiar. Después de tres meses en la escuela de aviación, obtuve mi primera licencia de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) y comencé a trabajar en una compañía de telecomunicaciones.

Al poco tiempo, el director de la escuela de aviación me recomendó y comencé a trabajar en el Aeropuerto Internacional Luis Muños Marín en San Juan, Puerto Rico. En este aeropuerto me incorporé a trabajar con diversas líneas aéreas dando servicio a los pasajeros. Además, obtuve la oportunidad de trabajar en los Estados Unidos. Seguí mis sueños, sin temor, a un país muy lejano y adquirí una gran
experiencia tanto en el área laboral como en la personal.

Ya han transcurrido casi 5 años desde que finalicé mis estudios en aviación, los cuales solamente me tomaron un año para finalizarlos. Quiero que sepan que sigo igual, o incluso más enamorada de la aviación que el primer día. Pero, mi historia no termina aquí. Mi amor por la aviación me llevó a continuar estudios en Ingeniería Electrónica de Aviación y, actualmente, curso mi último año. Además, soy profesora de la escuela de aviación de donde me gradué.

Espero, en el futuro cercano, desarrollar mi empresa en el área de la aviación. Específicamente, quiero estar a cargo de las operaciones del departamento de mantenimiento, reparación y revisión de aviónica.

Trabajando en el campo de la aviación no hay muchas mujeres. Muchos se sorprenden al ver una mujer joven en este campo y más aún con casi cinco años de experiencia. Sin embargo, lo que muy pocas mujeres saben es que en esta área tenemos grandes oportunidades.

¡A mi corta edad logré lo que jamás pensé! A mis padres Lourdes M. Santiago y Germán A. Domínguez, gracias por haber creído en mí y ayudarme a lograr mi sueño. Gracias por ser mis fanáticos y sobre todo por su apoyo incondicional. Todo lo que logré no hubiera sido posible sin todos los que confiaron en mí y me dieron la confianza y oportunidad de trabajar con ellos y para ellos. Gracias, además, a Dios. Sin él, jamás hubiera podido ser lo que soy hoy día.

¡Sigan sus sueños que no importan la edad ni el momento para hacer lo que queremos! ¡El cielo es nuestro límite!